Generación decisión.

Mi novia nació en un país comunista. Sus padres crecieron en un país comunista. De niños iban al colegio y los unos se hacían artistas y otros hacían deporte, según sus intereses. Bueno, me parece que les tocaba a todos hacer deporte. Llegados a una edad ya aprendían un oficio o estudiaban, dependiendo de los intereses particulares o intereses que otras personas veían en ellos. Unos van a la universidad y otros pués no. Y realmente da igual, pues ámbos cobrarán lo mismo. Quizá pueda cobrar "algo más" quién haya estudiado, pero tampoco hay tanto para gastarse el dinero, salvo en alcohol y mujeres en desproporción.

A quién votar en las elecciones no es discutible. Sólo hay un candidato. La pregunta no era tanto qué comemos hoy sino qué hay hoy. Nadie pasaba hambre. Todos los niños tenían plaza de guardaría garantizada. La gente se plantaba sus lechugas y tomates en el jardín y hacían sus licores en las bodegas.

Quedaban para hacer barbacoa y visitar en su buga de cartón (que podían llamar suyo tras varios años de espera) otros países comunistas. Traficaban con café en las fronteras a occidente o las intentaban sobrevolar o soterrar.

Vivían una época de relajación sexual a sabiendas de que están asegurados socialmente. La mujer está igualada al hombre.

Dios, ODIO TOMAR DECISIONES. Destino de macho beta.

Pero puedo tomar la decisión de descubrir el mundo (realmente interesa?) y disfrutar de artes bonitas.


O si no, prueba con sleazy, inc.